Image

Sergio Massa: "La nueva oposición necesita propuestas, no prontuarios"

12/10/2017  |  Politica  |  

Desde hace una década es figura central en la política argentina. Fue intendente de Tigre, jefe de la ANSeS, Jefe de Gabinete. Se fue del peronismo kirchnerista. Ganó la decisiva elección parlamentaria bonaerense en 2013. Hace dos años fue candidato a presidente y sacó más del 20% de los votos. Ahora pelea por una banca de senador en la Provincia. Es una pelea bien difícil.

—Cristina denuncia que el gobierno prepara un súper ajuste para después de octubre, y usted está planteando algo parecido. Viendo lo que dan las encuestas, ¿no le parece que es un planteo equivocado y que la gente no está comprando esa idea de que viene un ajuste?

—Dos de cada tres bonaerenses sienten que hay que corregir el rumbo. Votan de manera distinta. Nosotros lo que necesitamos en todo caso es decirle "mire, estamos los que vamos al Congreso a defenderlo y están los que van al Congreso a defenderse". Nosotros vamos a defender al Congreso a la clase media, al trabajador. Vamos a plantear un límite en las tarifas. Queremos que la luz, el gas y el agua no aumenten más que lo que aumentan los sueldos y las jubilaciones. Coeficiente de variación salarial, el tope de aumento de luz, de gas, de agua. Y creo que Unidad Ciudadana lleva a sus candidatos para defenderse de tribunales, de las causas. La nueva oposición en la Argentina necesita propuestas, no prontuarios. Y estamos construyendo una nueva oposición.

—¿Qué paso entre aquel viaje inicial en enero del 2016 a Davos donde el Presidente lo incluyó a usted, con mucha expectativa, en la comitiva oficial, y este momento de hoy donde entre usted y Macri parece haber una especie de odio irreconciliable?

—Yo creo que un opositor leal es el que sabe decir lo que está bien y lo que está mal. En diciembre tuvimos una pelea muy dura por el impuesto a las Ganancias. Nosotros defendíamos a trabajadores, comercios y pymes; y el gobierno terminó defendiendo a los dueños de bingos, casinos y a las mineras. Y además, terminó corrigiendo y protegiendo a bancos internacionales. La Argentina pierde 50 mil millones de pesos de cobrar del impuesto a las Ganancias por esa defensa que hizo el gobierno de los grupos económicos grandes. En definitiva la pelea es por qué defiende cada uno. A nosotros nos toca defender a la clase media y a los trabajadores, porque son los que hacen grande a la Argentina. La Argentina potencia, de las oportunidades, necesita que el trabajo, que la clase media, que el comerciante, el emprendedor, estén protegidos y promovidos por el Estado y no castigados con impuestos.

—A la luz de las PASO, y de las encuestas que vienen palpitando cómo puede ser la elección ¿fue buen negocio para usted dejar la alianza con un peronista indudable como José Manuel de la Sota, y aliarse ahora a Margarita Stolbizer que no es peronista?

—Esta es una elección provincial. Yo con José Manuel sigo teniendo una excelente relación y el mayor de los cariños. De hecho los diputados de Unión por Córdoba y los diputados del Frente Renovador somos parte del mismo interbloque. Pero esta es una elección en la provincia de Buenos Aires donde lo que intentamos mostrarle a la sociedad es que no había que taparse la nariz y bancarse el ajuste, y que tampoco había que taparse la nariz y bancarse la corrupción. Que había un camino que podía permitir corregir rumbo, poner límites pero también, de alguna manera, permitir gobernar en la Argentina.

Sergio Massa: "La nueva oposición necesita propuestas, no prontuarios"

Julio Blanck, conductor de "5 en 5".

—¿Qué tendría que pasar en el peronismo para que usted diga: "Bueno yo me fui hace cuatro años, ahora vuelvo, empezamos a conversar, hacemos una unidad y una renovación peronista". ¿Lo ve posible?

—Lo primero que tiene que haber es una decisión de los dirigentes de salir de abajo de la pollera de Cristina. Porque es una pollera que los tapa de corrupción, que les impide hablar del futuro. Es muy difícil que en la Argentina se pueda debatir y resolver los problemas del presente, cuando estamos todo el tiempo discutiendo los fracasos del pasado. Y eso tiene que ver con que para el gobierno es muy cómodo tener una oposición que, de alguna manera, lo único que tiene que hacer es explicar en tribunales todos los días los errores, la corrupción, las causas. Yo creo que el peronismo del siglo XXI es el que aspira a la defensa de la jubilación pública, y a buenas jubilaciones. Que aspira a la construcción de la escuela pública gratuita y de calidad. El peronismo del siglo XXI es el que defiende el trabajo, la pyme, 72% de nuestros empleos son pyme. El que defiende a la Argentina de clase media, y no el que usa el sello o el poder para defenderse en tribunales. Y eso en todo caso es lo que hay que construir, una nueva oposición con propuestas no con prontuario. Que le muestre a la gente un camino alternativo.

—Dentro de dos años, 2019 ¿se ve buscando otra vez la presidencia o compitiendo por la gobernación de la Provincia de Buenos Aires?

—La verdad es que no estoy buscando un empleo. Decidí ser senador sabiendo que la pelea era muy difícil, o decidí ser candidato sabiendo que la pelea era muy difícil. Yo creo que hay que darle a la Argentina la posibilidad de construir una alternativa a un gobierno que se olvidó de la clase media, que se olvidó de los trabajadores, y que tiene enfocado su camino solamente en buscar inversiones de afuera. A los primeros que tenemos que ayudar a invertir es a los que están acá hace muchos años y hoy están asfixiados por los impuestos a pesar de que todos los días construyen trabajo.



Fuente: Clarin